domingo, 7 de abril de 2013

BYE BYE LAMELAS, BAI BAI.



      



Llevábamos un mes con la mosca detrás de la oreja, nos había llegado a nuestros oídos que Ángel Lamelas estaba amenazando con sacar papeles del alcalde si éste tomaba la decisión de despedirle. De hecho, esta semana nos hemos reunido con el propio alcalde y la cita no se fraguó a través  de Lamelas. 

Llevamos un mes viendo cómo FAVA despertaba de su letargo. El que el año pasado no hubiera presupuestos no fue lo suficientemente grave como para sacar una nota de prensa; esta vez, por contra, habiendo presupuestos se ensañan con el PP. ¿Por qué? ¿por los vecinos? No. Era una muestra de fuerza, estaban ensañando los dientes, por si ocurría lo que a la postre ha ocurrido. 

Que de repente el alcalde se oponga a que la asociación de vecinos que preside Ángel Lamelas organice el mercado napoleónico como años atrás es casualidad. Pues no, tampoco lo es. Se estaban enseñando los dientes en su particular cruzada.

Estamos hartos de que no se diga la verdad, el 28 de Noviembre del 2012, cuando sacábamos a la luz que el equipo de gobierno desplazaba al señor Lamelas de sus funciones y lo dejaban nada más como telefonista del alcalde, nos llamaron desde el ayuntamiento al orden. Nos aseguraban que alcaldía estaba encantada del trabajo de este susodicho. El tiempo nuevamente nos da la razón. 

Cuando el Sr. Lamelas ayer mandó a todas las asociaciones vecinales una nota explicando su decisión de abandonar el consistorio (un minuto antes de que lo echaran, eso sí), no contó nada más que mentiras. Primero el Sr. Lamelas conocido por entre otras cosas presentarse a las elecciones del 2007 al ayuntamiento de ZUIA el 5º de las listas por el PSE-EE (aquí se puede ver BOTHA) y pactar con Maroto, en aquel entonces en la oposición, para desde su puesto de presidente de FAVA ir en contra del entonces alcalde del PSE Patxi Lazcoz. La contraprestación era clara. Le haría responsable del área de participación ciudadana si el PP ganaba las elecciones y Maroto se proclamaba alcalde (como así fue). 

El que el Sr. Lamelas estuviese como asesor fue primero porque la oposición en bloque no dejó que Maroto le hiciese funcionario por las bravas como así pretendían, y segundo porque ese fue el pago del trabajo realizado. Sí, han leído bien: PAGO, con todas las letras. 

Y ahora, su renuncia es una renuncia pactada. No se va, le echan o mejor dicho, se va un minuto antes de que le echen. En el PP no le pueden ver; a su único valedor, el alcalde, le estaba costando muchos quebraderos de cabeza y discusiones mantenerlo en su puesto. Esa es la única verdad sobre este turbio asunto, este personaje no sabemos si por orden del alcalde o motu proprio ha intentado aniquilar el movimiento vecinal. Su balance no puede ser más nefasto. Ahora hay menos asociaciones y las que quedan están ahogadas económicamente y/o sin local para desempeñar nuestro trabajo voluntario. 

                                  
Esa es la verdad, el interés personal ha primado sobre el colectivo, la FAVA lo utilizó y lo sigue utilizando para su beneficio personal.  Es por esto que nos opusimos claramente a su nombramiento y a su trabajo, y después nos salimos de FAVA, una federación que no aglutina ni a la mitad de las asociaciones vecinales existentes.   



No hay comentarios:

Publicar un comentario