martes, 19 de mayo de 2015

CENTRO CÍVICO "LOW COST"


Este Jueves parece que va a ser la fecha prevista de inauguración del centro cívico de Salburua.
  
Nos preocupa muchísimo la premura que se han dado en abrirlo, sabemos de buena tinta de las presiones que han sufrido los trabajadores para poder abrir antes de las elecciones. 

El alcalde Javier Maroto ha priorizado en su propio interés particular, con la clara intención de rebanar algún voto, no ha pensado en las vecinas y vecinos. Se va abrir sin tener contratado a los trabajadores de base, sin rocódromo, sin la colección de comics tan importante que va a ser santo y seña de esta biblioteca, los libros con los que va a contar por el momento van a ser prestados de otros centros cívicos de la ciudad. El salón de actos no tendrá por el momento el equipo de sonido y luces que imposibilitará su uso.   

Las prisas nunca fueron buenas consejeras, se han cometido muchos errores que se están subsanando poco a poco.  El mostrador de atención al público se tiene que reformar completamente, tenemos a nuestra disposición un informe de accesibilidad, demoledor. Nos consta que el departamento de juegos y espectáculos del Gobierno Vasco también dispone dicho informe. Es más, desde el pasado viernes ya dispone de la documentación necesaria enviada por el ayuntamiento para poder tramitar la licencia. Lo que hemos podido saber es que ha día de hoy Bomberos no ha realizado su consabido estudio de emergencia y que estamos seguros que se abrirá sin ello.



El informe es muy claro, se han pasado por el arco del triunfo la LEY de accesibilidad. Las leyes están para cumplirlas tanto la de accesibilidad como la ley electoral. En campaña electoral no se puede inaugurar ni publicar la apertura de un nuevo equipamiento. Pero claro, Maroto está por encima de TODOS. Y a pesar de tener informes en contra de su apertura tan repentina, hace caso omiso  y abrirá aunque sea a medias.


Hace más de   






Centro Civico Salburua from Ivan De Eguilaz

Hace ya más de tres años que el ayuntamiento nos presentó el proyecto en un consejo territorial de Judimendi monográfico. El proyecto que se nos presentó fue exactamente el mismo que el anteproyecto de arriba. Allí nos dijeron que a medida que se iban construyendo centros cívicos se iba mejorado y aprendiendo, sí se nos puso de modelo la piscina de Ibaiondo. En Ibaiondo se ha constatado que los vestuarios son realmente pequeños y por eso en Salburua se habían diseñado con mayor capacidad. En la piscina de Ibaiondo se había corroborado que unir las dos piscinas resultaba un auténtico problema y por ello en Salburua su diseño si bien es muy parecido una de las mayores diferencias resultaba justamente éste, el que la piscina de pequeños y la de adultos estaba por separado. Nuestra gran sorpresa ha sido al ver la foto que ha publicado el alcalde saltándose la ley electoral, no se divisa por ninguna parte las isletas ni el tobogán que se nos prometió. 

En aquella reunión se expreso nuestra preocupación por disponer únicamente un ascensor y la piscina encontrarse en la planta superior. Un barrio tan joven y con tantos carritos supone un verdadero problema amén de las personas con movilidad reducida. Hoy podemos constatar que nuestra preocupación no se ha tenido en estima y por tanto seguimos contando con un único ascensor. 

Por todo esto, esperamos que Javier Maroto tenga en consideración todas las aportaciones realizadas por los vecinos/as y que abra el centro cívico con total garantías y al 100 %. Que no anteponga los intereses generales a los suyos propios. Los vecinos/as le pagamos la friolera cantidad de 300.000 € en esta legislatura como para que una cosa que hace en Salburua que la haga bien.
El interés general del barrio ha de ser más importante que el interés particular de uno por su único afán de amarrarse a la poltrona.     

jueves, 14 de mayo de 2015

LO QUE NO HACE EL AYUNTAMIENTO LO HAREMOS NOSOTROS/AS

El pasado Enero la concejala Leticia Comerón prometía poner jardineras a modo disuasorio en el estanque del parque del Este. Burdinbide no quiere esa solución, puesto que no creemos que sea una solución segura. Lo suyo es vallar todo el perímetro y su pasarela, o en su defecto realizar la consiguiente obra de quitar el bordillo y hacer una entrada progresiva tal y como está el estanque del parque de Arriaga. No pedimos nada que no esté en otros parques de la ciudad.


De hecho es curioso constatar otra vez como los diferentes partidos políticos se ponen de acuerdo en proponer soluciones a este problema, lo recogen sus diferentes programas electorales y por contra el PP con Javier Maroto a la cabeza lo único que proponen es poner unas jardineras dispersas por el estanque, recordamos que esta solución no es la que gusta a los vecinos/as. Los experimentos con Gaseosa no con nuestras vidas. Esto ya ha ocurrido con los famosos pivotes que pusieron en Bulevar de Salburua y nos costaron las vidas de dos abuelos de una vecina. Por cierto, Maroto no dijo nada al respecto, ni fue capaz de interesarse por el estado de los familiares.    

Ya no sabemos qué hacer para que nos tomen en consideración. Hemos solicitado el supuesto informe técnico que aconseja la colocación de jardineras, no nos lo han remitido. Lo hemos llevado al consejo territorial de Judimendi,  nos dijeron que en la ciudad ya había más de un estanque en similares circunstancias y que no suponía ningún peligro. Falso, les remitimos un estudio de todos los estanques de la ciudad que desmentían su tesis.

Se ha llevado a comisión y ahí conseguimos arrancar una promesa incumplida y que encima no nos satisface.

La siguiente vez será cuando tengamos que lamentar alguna vida humana, será entonces muy tarde, pero ténganlo muy claro,  esperemos que nunca ocurra pero si ocurre Burdinbide se personará como acusación popular contra el Alcalde y la Concejala de vía pública. Burdinbide propone soluciones, Burdinbide coloca elementos de seguridad y si encima nos las hacen quitar la única vía que nos queda es la judicial, aunque esperemos que esta última vía jamás la tengamos que utilizar.

Hoy, miércoles el alcalde Javier Maroto ha estado paseando por el barrio. Está en campaña electoral y por tanto se acerca a Salburua para pedir nunca para escuchar. Llevamos 4 años solicitándole mejoras en el barrio y no nos ha tomado en consideración. Su particular visión de la participación ciudadana es esta, la de 4 años en 4 años visita por el barrio y listo. Vergonzoso que un alcalde nos engañe y nos tome por niños pequeños. 

Alcalde trabaje por los vecinos/as que somos los que le pagamos su más que notable sueldo, escuche las peticiones vecinales y tome en consideración las propuestas que desde colectivos sin otro ánimo que el bien estar común realizamos.

La noticia en la prensa:
- Gasteiz Hoy
- El Correo
        

jueves, 7 de mayo de 2015

EL CENTRO CÍVICO INCUMPLE LA LEY DE ACCESIBILIDAD

Este martes, un vecino nos alertaba de que había detectado una serie de irregularidades muy preocupantes en cuanto a la seguridad se refiere del centro cívico de Salburua.

El vecino en cuestión, es representante de AEMAR en el consejo de accesibilidad, implicado y sensibilizado en la materia. 

El vecino nos detallaba los siguientes defectos,

- Salidas de emergencia con inclinaciones superiores al 15% e incluso superando el 19% en alguna de ellas. La ley permite en obra nueva un máximo de un 8%.
- Rampas de paso con inclinaciones superiores a la normativa.
- Itinerarios peatonales con inclinación transversal superior al 7% cuando lo máximo permitido es del 2%, y se recomienda un 1,5 %.
- Itinerario peatonal con anchura de 1,3 m, cuando lo mínimo exigido por la ley es de 2m.
- Zonas inclinadas del edificio que penetran en el prisma libre de obstáculos de 2,2m que establece la ley.
- Vidrieras y puertas acristaladas no señalizadas correctamente.
- Graderío de cancha de deporte con espacios reservado a usuarios de silla en los puntos de peor visión en una clara discriminación negativa.
- Barras antipánico cuya idoneidad de accionamiento no parece la más correcta. La colometría de la barra no parece adecuada. Precisa de un análisis en profundidad.
- Luminarias-bolardos de baja altura en espacios peatonales que parecen poco adecuadas. Precisa de un análisis en profundidad. 
- Los mostradores de atención al público han de estar a la altura correcta para atender a las personas con movilidad reducida.

Todo esto que se ha detectado únicamente desde el exterior por que todavía no se nos ha permitido acceder al edificio, las deficiencias son tan sumamente graves como para posponer la apertura del centro cívico de facto.

Hay que recordar que el centro cívico de abrirse ahora, se abrirá a medio gas. Las actividades comenzarán en Septiembre, el rocódromo no tienen fecha para su construcción. La pista de esgrima igualmente, el equipo de sonido y luces del salón de actos no se sabe cuando se adquirirá. Los libros que se están colocando son de segunda mano. Las piscinas en verano se cerraran como ocurre con todos los centros cívicos de la ciudad. 
Por tanto ¿cual es la prisa de abrirlo? ¿que prima más, los votos o las vidas humanas? estamos hablando de que en caso de emergencia las personas con movilidad reducida no podrán ser evacuadas por si mismas, sus vidas por tanto corren serio peligro. 

¿No es mejor ya que se quiere abrir a medio gas con un único objetivo, el electoral, abrir en septiembre al 100 % y con todas las medidas de seguridad adoptadas correctamente? 

Desde Burdinbide exigimos al ayuntamiento y sobre todo al Alcalde, que se pare a pensar un poco en todos los vecinos/as del barrio y que antes de la apertura del centro cívico adopte todas las medidas de seguridad que la LEY marca.

Las leyes están para cumplirlas y el ayuntamiento, como no, también ha de cumplirlas.       


 Burdinbide quiere un centro cívico modélico, quiere un centro cívico para todos/as, quiere empezar a disfrutarlo cuanto antes, pero sin saltarse para ello absolutamente ninguna ley. Lo primero es la seguridad de las vidas humanas de nuestros/as vecinos/as. Por tanto volvemos a pedir al Señor Maroto que no sea tan sumamente egoísta e irresponsable de abrir un edificio inseguro e irrespetuoso para con unas determinadas personas por el sólo hecho de poder rebanar unos votos en las próximas elecciones municipales.